Los que nos dedicamos a este negocio, lo tenemos claro. Utilizar tecnología de asistencia remota ahorra dinero a la empresa y hace más rentables los departamentos de HelpDesk.

Y lo que es más, aporta importantes beneficios a la empresa a nivel de marca y servicio, cosa que quizá no parezca dinero ‘contante y sonante’ en un primer momento, pero que puede hacer que estos mismos intangibles generen ingresos.

Para verlo claro, lo más sencillo es explicarlo con ejemplos diarios, de los que nos encontramos cuando estamos en el trabajo y suena el teléfono “rojo”, como si el de Batman se tratara, en el departamento de informática, área de soporte, atención al usuario, CAU y un sinfín de otros nombres, pero que al final, se llame como se llame, va a tener que atender una incidencia informática de algún usuario, interno o externo, experto o básico.

La empresa en cuestión, pongamos el caso, tiene tres técnicos para resolver problemas informáticos. No todos están ocupados continuamente, con lo que, desde el punto de vista de licencias, el software de de asistencia remota utilizado debe adaptarse a este tipo de escenario para no pagar más de lo necesario.

Este centro de soporte, no sólo ofrece asistencia al usuario. De vez en cuando, también realiza mantenimiento preventivo a servidores o equipos a los que nadie tiene acceso (de esos que están en una habitación aislada, como si estuvieran castigados por toda la eternidad), pero que hay que tener bien engrasados, actualizados, mantenidos y en funcionamiento permanente.

Esto hace al final que los operadores de nuestra historia necesiten tener varias conexiones simultáneas disponibles (todas las que sean necesarias, sin límites) para que así puedan dar respuesta a todas las peticiones posibles y en el mismo momento. Lo que comúnmente se llama multitarea 😉 y traducido al mundo de la asistencia remota, multisesión.

Este es nuestro escenario. No vamos a profundizar en el sinfín de funcionalidades de esta tecnología, que desempeña en su perfección el objetivo principal para lo que fue concebida, es decir, coger el control de un equipo informático o dispositivo móvil sin previa instalación ni configuración (esto se traduce en que no tenemos que molestar a nadie para poder conectar) o coger el control de equipos “desatendidos” desde cualquier lugar y sistema operativo.

Después de plantear a los personajes y su situación, hablemos de costes.

Nuestra tecnología de asistencia remota puede responder en su totalidad al marco que se nos plantea y puede estar en menos de 900€ anuales.

No hay inversión extra, no hay más gastos. ¡Contrata, configura y conecta en remoto!

 

Por tanto, si hacemos números con las matemáticas que nos enseñaron en primaria, estamos hablando de 75€ al mes de inversión (que no gasto para la empresa) y que si dividimos entre los tres técnicos (aunque sólo lo utilicen 2) sale a 25€/mes por cada uno de ellos, menos de 1€ al día ;).

Y todo esto, para resolver incidencias, facilitar una herramienta adecuada, no desplazarse, ser más productivos y rentables y en definitiva, un importante beneficio para la empresa.

¿Cuáles serían los beneficios que obtiene la empresa de forma más directa?

Tiempo

En cuanto se inicia una incidencia, si no contamos con software de soporte remoto adecuado, en el mejor de los casos tendremos que guiar al usuario telefónicamente. Sin ver lo que está haciendo en tiempo real, la cosa (y esto es por experiencia) se suele acabar complicando. Se gasta el tiempo del técnico y el del usuario.

Si tenemos que hacer una intervención física, del tipo, “trae el equipo para ver qué sucede” (el peor de los casos), que en muchas ocasiones acaba siendo por la “típica tontería informática”, hemos gastado el tiempo que el usuario ha tardado en poder facilitar su equipo y el tiempo que no está utilizando su equipo mientras lo tiene parado (entre otros) y que en remoto se hubiera reducido en muchos casos de una forma drástica.

¿Cuánto vale 1 hora de nuestro técnico? ¿Cuánto vale 1 hora de nuestro usuario? Si quieres ser más rentable, quizá te interese valorar nuestro software.

Desplazamiento

No tener un software de soporte remoto adecuado y profesional, y el técnico debe desplazarse para resolver el problema, sea donde sea (y esperemos que sea más bien cerca que lejos), genera sin lugar a dudas gastos de desplazamiento y dietas. El combustible no está especialmente económico hoy día. Por no hablar de cualquier medio de transporte adicional.

Y no olvidemos que el viaje es de ida y vuelta 😉

Con nuestras soluciones, no sólo se evita el desplazamiento, sino que al terminar la intervención seguimos con nuestro trabajo. No nos hemos movido de nuestra oficina, hemos resuelto el problema y no hemos generado gasto.

Coste de Oportunidad

Este concepto es el gran olvidado pero quizá uno de los más importantes. ¿Mientras el técnico dedica 1 hora a sus explicaciones telefónicas o a desplazarse, qué está haciendo?

¿Y mientras el usuario “presta” su equipo durante 1 hora para que le resuelvan el problema? ¿Cuánto vale la hora de un comercial o de un directivo si fuera el caso?

Por supuesto, puestos a analizar, podríamos desmenuzar quizá más el pastel de “gastos”, pero los comentados serían algunos de los más importantes y habituales a los que se enfrentan los departamentos de este tipo.

Por un coste muy pequeño, y con herramientas muy sencillas y asequibles, conseguiremos unos beneficios muy grandes.

Una de ellas, puede ser nuestras tecnologías de asistencia remota. Si te interesa contacáctanos AQUÍ

Comparte en redes

Optima Solutions


Oficina Madrid
Avda. Puente Cultural, 10-B, Planta 1, Oficina 8
28702 San Sebastián de los Reyes, Madrid

Oficina Barcelona
Avda. Josep Tarradellas, 38
08029 Barcelona

900 373 995 (Gratuito)
info@optimasolutions.es
LinkedIn: optima_solutions
Twitter: @OptimaSolutions

Contacta con nosotros!